viernes, 15 de noviembre de 2013

De otoñada por el Berguedà

 Tras una hora de carretera llego al curso alto del río Llobregat. Que diferente es este río en este tramo, estoy acostumbrado a ver su curso bajo, en la desembocadura y me sorprende mucho.
El paisaje estaba espectacular, que variedad de colores, cada especie de árbol tiene un color diferente en sus hojas cuando pierden la clorofila. Amarillos, naranjas, rojos y toda la gama de ocres. Y para intensificarlos todavía mas se mezclan con los verdes intensos de los pinos rojos.
El día comenzó limpio y soleado y hacia medio día comenzó a cubrirse.

Robledales al pie del cortado.

Cerezos.

Robles, alisos, arces, pinos, encinas y mucho más.
Pequeña ermita en ruinas
Antigua construcción minera abandonada.
Y ya para finalizar el día y para reponer fuerzas para el regreso a la urbe me metí entre pecho y espalda un plato de croquetas de ceps (boletus), que mejor forma de terminar una estupenda jornada.

viernes, 5 de julio de 2013

Mochuelo común, como se fija el amigo!

Atenea, diosa griega muy polifacética, estaba enamorada de esta especie y en honor a ella se la bautizo con este nombre científico tan singular, Athene noctua. También aparece el mochuelo estampado en algunas monedas griegas, los dracmas de hace mas de 500 a.C.
El mochuelo, antaño tan habitual de nuestros campos, está en la actualidad atravesando una mala racha. Sus maullidos lastimeros han dejado de escucharse en muchos lugares al atardecer.
A sido elegida en varias ocasiones como ave del año por algunas instituciones y se le están dedicando grande esfuerzos a través de diversos  proyectos con la intención de conocerlo mejor y averiguar cuales son las verdaderas causas de su declive.
La cada vez mas escasa disponibilidad de arboles viejos y muros de piedra donde le gusta anidar y refugiarse,  así como el uso de químicos en la agricultura, que afecta la fertilidad de las especies que se alimentan de presas contaminadas, parecen ser las causas de su disminución.
Esta claro que esta bella rapaz nocturna no se lleva bien con la transformación reciente de su medio. Las técnicas modernas de agricultura no parece que le estén ayudando mucho.

El mochuelo es la especie de rapaces nocturnas más diurna. Aunque muestra un aclara preferencia por las horas crepusculares y las del amanecer, se le puede ver y escuchar en ocasiones en cualquier franja horaria como lo demuestran las fotos que acompañan esta entrada realizadas por la mañana pero con el sol ya muy alto.

Mochuelo común adulto.


Joven mochuelo


Si no es por lo ojazos que tiene pasaría totalmente desapercibido.
El polluelo un poco mosqueado por el brillo de  la óptica que le mira.



Pues nada, esperemos que esos esfuerzos dedicados a esta especie permitan diseñar un plan eficiente de actuación que lo haga salir de esta delicada situación y vuelva a llegar a nuestros atrofiados oídos la llamada característica y felina de esta joya de nuestra fauna al pasear por el campo.

miércoles, 19 de junio de 2013

Oxigenándome por la Sierra de Madrid.


Que fin de semana más maravilloso he pasado en El Escorial junto a Eduardo Gómez y su familia.
Es uno de los lugares con más biodiversidad de los que he conocido. Donde pones la mirada algo atrae la atención instantáneamente. Un pajarillo, una mariposa, un reptil, no dejas de sorprenderte por la cantidad de especies que vas descubriendo. Y si miras al cielo las sorpresas son a otra escala, al menos para los que no estamos acostumbrados a divisar grandes aves rapaces de forma habitual. Las dos especies de buitres, el leonado y el negro, y las dos especies de grande águilas, la real y la imperial se pueden observar con cierta facilidad en la comarca.

Todo tiene una esencia especial, los pueblos, el paisaje. El desarrollo desmedido parce no haber transformado mucho este lugar y te quedas embelesado mirando esos paisajes cargados de vida.

Piornal de Abantos
Acentor común (Prunella modularis)
Acentor común (Prunella modularis)
Escribano Montesino (Emberiza cia)
Escribano Montesino (Emberiza cia)
Y mientras fotografiábamos este precioso ejemplar de escribano montesino macho oímos un estremecedor zumbido de alas a gran velocidad y al retirar la cara de la cámara pude ver  un águila calzada capturar un lagarto, posiblemente ocelado, en un camino cercano. Un segundo ejemplar pico hacia ella para intentar arrebatárselo y se perdieron por el horizonte persiguiéndose. Alguna foto rápida le pude sacar.




Dedicamos una mañana al hide para carroñeras que tiene instalado Eduardo pero no tuvimos mucha suerte. Ni los córvidos tenían ganas de comer y solo aparecieron un rabilargo y una urraca a chafardear durante unos segundos. De los protagonistas que esperamos toda la mañana, buitres y otras rapaces, no vimos ni una sombra.
Urraca (Pica pica)

Rabilargo (Cyanopica cyanus)
Y ya por la noche llego el turno de los mamíferos. Esta preciosidad se paseo delante de las cámaras sin rechistar.
Jineta (Genetta genetta)
A cualquier hora del día encontrabas insectos que fotografiar como este escarabajo de cuello rojo (Heliotaurus ruficollis) a la derecha junto a un longicornio de dos manchas (Nustera distigma) en el lado izquierdo.

Aqui varios ejemplares de Nustera distigma
En esta salida estrenaba cámara, una Nikon D600, mi primera FX y aunque todavía esta sin domar creo que me va a dar grandes satisfacciones.
Muchas gracias Eduardo, a ti y a tu familia que siempre me acogen como a uno mas, por dejarme disfrutar con esa intensidad de tus dominios.








jueves, 30 de mayo de 2013

El retorno del Halcón peregrino a Barcelona.

Son varias las ocasiones que he tenido la oportunidad de acompañar en alguna jornada de trabajo a los biólogos y técnicos encargados del proyecto de reintroducción del Halcón peregrino (Falco peregrinus) en la ciudad de Barcelona.

Halcones peregrinos volando sobre la zona portuaria.

El proyecto tiene como finalidad recuperar la población de esta especie, desaparecida hace décadas por diversos motivos, aportando pollos nacidos en cautividad y que son criados y alimentados (método Hacking) por los técnicos en el mismo lugar en el que evolucionaran una vez puedan independizarse. Los halcones peregrinos vivían en la ciudad décadas atrás y desempeñaban una importante labor de control de las poblaciones de otras especies urbanas como las palomas domesticas (Columba livia) especialmente.
Otras ciudades como Madrid o Zaragoza también están invirtiendo esfuerzos en recuperar sus poblaciones de peregrinos urbanos con estos métodos.
Oriol Alemany y Xavi Vicient localizando el nido.
En esta ocasión el lugar de trabajo era uno de los acantilados que se levantan sobre la zona de mercancías del puerto de la ciudad. Aquí se ha instalado una pareja de estas emblemáticas falcónidas, proveniente de un hacking realizado en otra zona del núcleo urbano y ha ocupado de forma natural uno de los numerosos agujeros de la pared, en el que están sacando adelante varios pollos cada temporada. Dos escaladores se encargaron de descender desde la parte alta del acantilado hasta el nido, vigilados de cerca por los dos adultos, y llevar los pollos hasta los técnicos que los midieron, pesaron y anillaron antes de devolverlos al nido de nuevo.

Oriol y Xavi en la parte alta del acantilado.

Anillado de los pollos.


En el centro Eduard Durany y el resto del equipo.

Vista del territorio de esta pareja de halcones.


Hasta hace poco tiempo este acantilado era el hogar de un buen número de parejas de cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) que se han trasladado en la actualidad a otros lugares de la ciudad para no molestar a su primo mayor que no dudaría en añadirlos a su dieta si se le ofrece la oportunidad.
En esta ocasión tuve la suerte de coincidir con Oriol Alemany, fotógrafo de naturaleza profesional, con el que charlamos y compartimos experiencia fotográfica, de fauna y de viajes. Oriol cubre gráficamente gran parte de los acontecimientos del proyecto y ha conseguido reunir un archivo fotográfico con el que está representando a esta especie de rapaz mejor que nadie. Solo basta visitar su web o su blog para poder comprobarlo.
Los vecinos del halcón, gaviotas patiamarillas (Larus michahellis)


Patiamarillas en vuelo.

Son varias las parejas establecidas con éxito en la ciudad de Barcelona, incluso una de ellas se ha instalado recientemente en Hospitalet de Llobregat, mi pueblo, gracias a los trabajos de aclimatación dirigidos por Eduard Durany, concretamente en uno de los altos edificados de oficinas de la Plaça Europa.

Plaça Europa. Hospitalet de Llobregat. 


Esperemos que el proyecto siga su curso y que cada año aporte nuevos datos positivos de la evolución de esta rapaz en nuestra ciudad. El gran esfuerzo que se está llevando a cabo quedará bien recompensado.

martes, 21 de mayo de 2013

Las abubillas y las falsas creencias. Para Marisa.

Que bonitas y que elegantes son las abubillas (Upupa epops), puput en catalán, y que buena labor de insecticida natural realizan en nuestros campo. Solo hay que obsérvalas durante unos minutos para poder comprobar la cantidad de cebas que realizan a sus polluelos. Constantemente regresan al nido con el pico cargado de insectos.
Todavía se sigue escuchando en las zonas rurales que esta encantadora ave se alimenta de estiércol y lo utiliza para forrar el interior de sus nidos. Esto se debe a que si se tiene la oportunidad de acercarse a un nido ocupado por abubillas notaremos rápidamente el fuerte olor que sale de su interior. Se trata de un medio defensivo muy eficaz que utilizan los pollos, y las hembras cuando están incubando, capaz de disuadir a cualquier depredador que intente atacar el nido. Dicho olor penetrante proviene de la glándula uropigial situada en la base de la cola y si la situación se complica el arma química es apoyada por el bombardeo certero de pestilentes y pegajosos excrementos que pueden lanzar a más un metros de distancia.
El hecho de que la abubilla se la vea acudir a los excrementos de animales y al estiércol de las cuadras no tiene otra explicación que la de capturar los numerosos insectos que en ellos proliferan.

Abubilla aportando un gusano.

El macho le pasa el insecto a la hembra.
Esta sesión se pudo realizar gracias a Javier Trapero que es quien las localizó, realizó el seguimiento y los preparativos para poder captarlas. Muchas gracias company.
Javi con tu permiso quiero dedicarle esta entrada con todo el cariño del mundo a Marisa, que está pasando unos malos momentos producto de una agresiva enfermedad contra la que está luchando con mas coraje y valor que un torero. Todo un ejemplo. Ánimo guapa.

lunes, 6 de mayo de 2013

Buscando escorpiones por el Garraf.



Parc Natural del Garraf. El plan era buscar reptiles y escorpiones. Con los primeros no tuvimos mucha suerte pero con los escorpiones si. El compañero, experto conocedor del territorio, me enseño una zona en la que se pueden encontrar estas dos especies de escorpiones de la península Ibérica.
La primera especie que hallamos bajo una roca fue el escorpión común o amarillo (Buthus occitanus) de potente picadura y en ocasiones gran tamaño. Consciente de su arma venenosa situada en el extremo de su poderosa cola este animal adopta una postura defensiva muy efectiva, orientándose constantemente hacia el peligro con su cola erecta apuntando hacia la amenaza.
Escorpión amarillo (Buthus occitanus)

Escorpión amarillo (Buthus occitanus)

La segunda especie localizada es el escorpión negro (Euscorpius flavicaudis) mucho más pequeño que el anterior y también mucho mas inofensivo. Su veneno es de escasa toxicidad, comparable al de una abeja, y si le sumamos que su carácter es muy pacifico permite manipular sin mucho riesgo.




Escorpión negro (Euscorpius Flavicaudis)



Escorpión negro (Euscorpius Flavicaudis)


Escorpión negro (Euscorpius Flavicaudis)

Al comparar estas dos especies en concreto se puede comprobar que se cumple una norma con la que podremos hacernos una idea visual de la peligrosidad en las diferentes especies de escorpiones.
Las especies venenosas suelen tener pinzas muy pequeñas y cola y aguijón de gran tamaño y grosor. En cambio las menos venenosas como el escorpión negro tienen unas potentes pinzas para sujetar a sus presas y una delgada cola y pequeño aguijón.
Encontramos algunas especies mas levantando piedras, entre ellas esta escolopendra (Scolopendra cingulata) de buen tamaño. Considerada por algunos expertos más peligrosa que el escorpión. Es un animal muy poderoso, un eficaz depredador que se atreve con todo. Las noches que duermo al raso no me las quito de la cabeza.



Escolopendra (Scolopendra cingulata)




miércoles, 24 de abril de 2013

BOUMORT 2012



Boumort es el nombre que recibe un paraje natural, declarado reserva nacional de caza en el 1991 por la Generalitat de Calalunya, de impresionante belleza y biodiversidad, situado en el prepirineo occidental catalán, entre los valles del Noguera Pallaresa y del Segre.
A pesar de las actividades cinegéticas que se llevan a acabo dentro de su territorio goza de una gran protección que ha permitido el asentamiento de varias especies de rapaces y mamíferos algunos de ellos catalogados en peligro de extinción y protegidas por la ley.
Ciervos, gamos, corzos, jabalíes, rebecos (llamados isards en el pirineo catalán) pueden ser observados sin grandes dificultades por toda su superficie.
Pero las verdaderas estrellas son las rapaces, especialmente las carroñeras, como el buitre leonado, el negro (que ha comenzado recientemente a reproducirse con éxito en el lugar), el alimoche y la gran estrella del parque: el quebrantahuesos. Comparten el espacio aéreo con ellos el águila real y la perdicera. Las masas forestales son el territorio del azor y el gavilán. En sus valles y vertientes norteñas con mayor densidad de coníferas se pueden observar en ocasiones el escaso urogallo y el pico negro.
Pues un mes de abril allí nos presentamos mi buen amigo y compañero de trabajo Quimo y un servidor. 
Para poder utilizar las instalaciones dedicadas a la fotografía de carroñeras en Boumort se han de solicitar con antelación los permisos pertinentes al Departament de Medi Natural de la Generalitat de Catalunya. Una vez concedidos reservamos una noche en CasaRamona, casa de turismo rural muy recomendable (estupenda calidad de servicio y precio) situada en el tranquilo pueblo de Conques. La ventaja de esta acogedora casa es que se encuentra situada muy cerca de la entrada a la reserva y además en la acera de enfrente vive el señor Modesto y su hijo, que son los guardas de la reserva y los encargados de trasladar a los fotógrafos al muladar, por lo que se facilita mucho el aspecto de horarios y puntos de encuentro.

Conques.
Iglesia de Conques.
Típicas calles cubiertas.

Para estas aventuras fotográficas programadas no es necesario madrugar mucho, algo que es lo habitual en cualquier salida campestre.  Es necesario cambiar el chip, en las zonas rurales no sirve de nada ir con prisa ni agobiarse con los horarios, te adaptas y se disfruta mucho de este estado.
No llegamos hasta bien entrada la mañana al hide. Esta estupenda construcción de piedra del mismo lugar esta compuesta de dos espacios conectados interiormente. Uno por el que se accede es un habitáculo de plata cuadrada en el que encontraremos un sencillo pero cómodo baño y un armario para poder dejar nuestras cosas. Como que hay corriente eléctrica proporcionada por unos potentes acumuladores que se cargan con placas solares es el lugar perfecto para disponer de los accesorios eléctricos como cargadores y portátiles. Desde aquí se accede al siguiente espacio de planta hexagonal con cinco ventanas que permiten ver el muladar desde diferentes ángulos. Puedo decir que es el hide fijo más cómodo y lujoso en el que he estado, permitiendo quedarse a dormir en el interior como hacen muchos fotógrafos.

Aquí un servidor posando junto al hide.
Interior de la zona de trabajo.
Anexo con baño.
Un lujo sin duda, hasta corriente eléctrica.
Quimo. Mi cara era la misma que la suya, de felicidad total.

Mientras nos instalábamos en el interior los guardas se dedican a repartir los restos de los mataderos de la zona que han subido en el maletero del todo terreno dentro de unos bidones. Podemos decirles donde los preferimos para aprovechar la dirección de la luz, las distancias y los fondos como más nos interese.

Hay que tener en cuenta que el terreno desde el hide tiene pendiente ascendente por lo que cuando las carroñeras comiencen a pelearse por los restos irán bajando acercándose cada vez más al hide, incluso llegaran a rebasarlo montaña abajo y se quedaran por detrás de nosotros. Por lo que no es del todo recomendable colocar los restos muy cerca ya que los buitres ya se encargaran de acercarlos.
Hay momentos que se llegan acercar tanto que no los puedes enfocar o como mucho te has de limitar a realizar primeros planos que no esta mal tampoco.
Una ves los guardas se marchan del muladar queda prohibido rotundamente salir del hide salvo que te estés muriendo o algo peor jejejeje…
Las aves toleran sin problemas el movimiento en las ventanas pero no soportan ver la figura humana hacer acto de presencia y desaparecerán rápidamente y esto puede dar por acabada esa sesión o incluso la de los días posteriores.
Los primeros leonados comienzan a caer del cielo a los pocos segundos de marchar el vehículo de los guardas, y se crea tal confusión en los primeros minutos que no sabes que fotografiar. No consigues aislar a ningún individuo correctamente por lo que se han de aprovechar esos momentos para realizar fotos de cabezas sanguinolentas y muchas alas y garras en una caos total.
Buitres leonados comenzando el festín.

Los modales no son precisamente correctos.



Los chillidos y rebuznos de los buitres te ponen los bellos de punta si no estas acostumbrado a escucharlos.
Pasan los minutos y la cosa comienza a relajarse. Los buches están llenos y comienzan a ser más exquisitos en lo que buscan. La situación es ahora muy diferente, por lo que es el momento de centrase en aves aisladas o interactuando con otras.






De repente te das cuenta que los buitres negros ya están posados en las partes más alejadas observando a los leonados. Este es de mayor tamaño pero no le gustan las aglomeraciones ni el estrés. Les ha llegado el momento y comienzan a pasearse entre los embarrados restos picoteando aquí y allí con calma.





Junto a ellos aparecerán también las estrellas del espectáculo: los quebrantahuesos. Boumort puede presumir de ser una de los muladares con más individuos de esta especie de carroñera. Los hay en todas las fases de plumaje y que es como los expertos se hacen una idea muy precisa de la edad de cada individuo.










Si la época es la correcta (primavera y verano) también acudirán los carismáticos alimoches, blancos adultos y oscuros juveniles. Milanos, cuervos, alcaudones y zorros, alguno viejos ejemplares de no muy buen aspecto.
También es posible que algún venado cruce el muladar ya que es una especie muy abundante en la zona.
Sin casi darte cuenta ha pasado varias horas. Es mediodía, la luz, si la hay, no es la más adecuada y aunque no habías reparado en ello te das cuenta que estas muerto de hambre. Eso sí, el dedo lo tienes dolorido de tanto apretar el disparador. Este es el mejor momento de descargar tarjetas si es necesario y tomar un tentempié, si nos hemos acordado de traerlo claro. Nosotros si no acordamos y entre lo que trajimos los dos allí había comida para los buitres y para nosotros.
El resto de horas es ya mucho más tranquilo, ya no hay tanta hambre y casi no queda nada que picotear en el embarrado muladar. Nosotros lo pasamos en grande fotografiando a los alcaudones, colirrojos, cuervos y desaliñados zorros que no paraban de merodear por la zona.

Zorra con problemas de piel.
Zorro y buitre disputándose los restos.

Milano real.
Cuervos.
Alcaudón real.
Alcaudón real.
Como se puede apreciar en las fotos los fondos de las aves posadas en el suelo no son precisamente los mejores. El terreno está prácticamente desprovisto de vegetación por el excesivo transitar de las aves casi que a diario y en nuestro caso el invierno extremadamente seco que habíamos dejado atrás no ayudó mucho en mejorar el color de los fondos. Pero para mejorar esta situación se han colocado algunas rocas y troncos para intentar que las aves se posen sobre ellos y mejorar así los encuadres y perspectivas.
Captar los vuelos no es el punto fuerte de este muladar debido a la reducida altura de las ventanas del hide. Yo con el 200-400 f4 no tenía mucho margen de maniobra y tocaba con la parte superior del marco de la ventana en seguida. No quiero imaginarme lo que sería utilizar un 400 f2.8 que es de mayor diámetro. Pero me hubiese gustado poder probarlo jejeje…
Aun así algo se pudo hacer ya que buitres y quebrantahuesos no dejan de sobrevolar el muladar a todas horas.
A las seis de la tarde apareció el todoterreno de los guardas que venía a recogernos. Intercambiamos información y vivencias de regreso al pueblo mientras atravesábamos precioso valles y desfiladeros. Estos paisajes me impresionan y siempre recuerdo el famoso dicho de lo pequeño que te sientes en estos lugares y en efecto es así.
El día termino en un bar del pueblo de al lado, Isona. Nos metimos un generoso bocata de tortilla entre pecho y espalda, acompañado de un gran cerveza, “fea de grande” como dice Quimo. Y para finalizar unos chupitos que nos sentaron fenomenal, y un puro no porque no fumamos que si no también.
El día siguiente transcurrió de una forma muy parecida al primero con la salvedad de que a media mañana apareció un coche del parque con una cierva muerta. La había atropellado un camión en una carretera y nos la habían subido. Con esto se demuestra lo majos e colaboradores que son los guardas del parque, y lo digo porque se tarda más de una hora en llegar desde el pueblo al hide. Con este aporte no esperado la cosa se reactivo de nuevo y las tarjetas echaban humo, nos quedamos sin espacio para más fotos, el portátil no daba abasto.
Nos recogieron un poco antes que el día anterior ya que teníamos regresar para Barcelona. Nos despedimos de los guardas y de la Sra. Ramona y partimos.
De camino repasamos todas las escenas vividas los dos días y nos prometimos regresar en otra ocasión. Pero la próxima vez que vallamos a Boumort espero que nos pueda acompañar mi buen amigo Txema Garcia, que desgraciadamente no pudo asistir en esa ocasión por encontrarse recuperándose de un grave problema médico que lo dejo fuera de juego muchos meses.
Txema esta entrada te la dedico con todo el cariño del mundo, se te echó mucho de menos. Tenemos que repetirla, ¿eh?
Me despido con este corto vídeo de este maravilloso y recomendable lugar.

video